Pedro Asensio

LAS FEAS TAMBIÉN PUEDEN ESTAR BUENAS

feas

El titular  engancha, las cosas como son. Y además, la noticia es interesante. Conviene saber que en torno al 15 % de los productos agrícolas se desechan por criterios de calidad relacionados con la forma, color, calibre, textura, etc. Pero detengámonos un instante en las palabras. Si nos referimos a las hortalizas (sustantivo femenino), no parece muy habitual que utilicemos el adjetivo guapa para calificar a una hortaliza, aunque sí sería más común lo de fea. Si nos centramos en las fotografías de los pimientos que ilustran el artículo (pimiento, sustantivo masculino), el periodista tendría que haber redactado “LOS FEOS TAMBIÉN PUEDEN ESTAR BUENOS”. En ese caso, ¿qué titular hubiera resultado más atractivo? Y luego están las connotaciones del adverbio “también”. Es decir, a sensu contrario, entiendo que el periodista se refiere, de manera implícita, a que las guapas (las hortalizas “guapas”…) están buenas, sin excepción, mientras que las feas, ¿unas veces sí y otras no? Yo no estoy de acuerdo. Todos sabemos que hay hortalizas “guapas” que no saben a nada y resultan un verdadero fraude y, por contra, existen hortalizas “feas”, no solo buenas, sino exquisitas. Ya, ya… Pensáis que cuando redactaba el titular, el periodista tenía a las mujeres, en general, en mente. ¿A que sí?  Desde luego, la extensión del titular LAS HORTALIZAS FEAS TAMBIÉN PUEDEN ESTAR BUENAS excedía de las columnas disponibles. Habría sido un titular algo chocante, y habría reparado en él, pero no tanto como para escribir aquí, la verdad.

Fuente. La Voz de Almería, 9 de febrero de 2017.